China arrasa en la final masculina por equipos, y Japón logra la plata “in extremis”

Por Víctor Díaz.

No hay quien pare a los chinos. Da igual que dos días antes te hagan una mala calificación que ponga en duda su rendimiento, porque a la hora de la verdad su eficiencia y su rotundidad no admiten discusión alguna. El equipo masculino del gran gigante asiático ha conquistado esta tarde su tercer título olímpico por equipos, competición que han ganado en tres de las últimas cuatro ediciones.

Tan sólo Japón, en Atenas 2004, ha sido capaz en los últimos años de romper el apabullante dominio de China desde que, en Sidney 2000, tomaran el relevo de la antigua URSS y de Rusia. Como en Pekín 2008, los japoneses se han vuelto a hacer con la plata, aunque gracias a una polémica decisión final de los jueces, que modificaron la última nota de dificultad de Kohei Uchimura tras una protesta de la delegación nipona.

Los anfitriones, Gran Bretaña, han hecho historia al ganar el bronce, la primera medalla para la gimnasia masculina del Reino Unido; mientras que Ucrania, que en un principio se veía en el podium, se ha quedado con un palmo de narices merced a la admitida reclamación por la calificación dada a Uchimura en el caballo con arcos.

EMOCIÓN… DEL SEGUNDO PARA ABAJO

Como lo de China en los JJOO es lo más parecido al “Día de la Marmota” de Bill Murray en Atrapado en el tiempo -desde la segunda rotación han cogido una cabeza que no han soltado ya jamás, sacando cuatro puntos al segundo-, pasemos a lo que ha ocurrido al final. La lesión de tobillo de Koji Yamamuro en la segunda rotación al realizar su salto -veremos si se recupera para la final individual de pasado mañana- hizo que casi todo el peso del trabajo japonés recayera en los hermanos Tanaka y en el tricampeón mundial Uchimura.

Japón lograba ir manteniendo su segunda plaza, mientras que por detrás Gran Bretaña y Ucrania se “mataban” por un lugar en el podium. Estados Unidos, primero en la calificación, se descolgó rápidamente merced a una pésima segunda rotación en caballo con arcos, donde sumó poco más de cuarenta puntos; y hundió sus opciones al fallar John Orozco en el salto. Los americanos, la gran decepción de la final, han terminado quintos, sólo por delante de rusos, alemanes y franceses.

A la última rotación llegaron los chinos con el título en la mano; Japón con ventaja suficiente como para acabar segundo -casi 4 puntos sobre sus rivales-; y tanto británicos como ucranianos luchando denodadamente por el bronce. Ucrania partía con tres décimas de ventaja, pero pese a su excelente rotación de anillas no pudo contener a los locales, quienes con sus rutinas de suelo acabaron por rebasar a los ex soviéticos.

JAPÓN LA LÍA PRIMERO; LOS JUECES, DESPUÉS

Sin embargo, todo dio un vuelco espectacular cuando a Japón, perdido el oro, se le volvió todo al revés en el caballo con arcos. La lesión de Yamamuro hizo que K. Tanaka entrara en su lugar, fallando éste estrepitosamente; mientras que Uchimura, último en actuar, tuvo la desgracia de resbalarse con sus manos a la hora de la salida, sin caerse. Sorprendentemente, la severidad de los jueces -excesiva, a mi entender- con él desembocó en un 13,400 que dejaba a Japón fuera del podium por sólo dos décimas, a Gran Bretaña segunda, y a Ucrania con el bronce.

Los japoneses presentaron rápidamente la ya comentada reclamación, a pesar de lo cual se dieron por buenos unos resultados a todas luces provisionales. La protesta fue admitida mientras los británicos celebraban su plata y los ucranianos, la medalla que creían conseguida; y minutos más tarde el jurado, que en principio le había otorgado a Uchimura una nota de dificultad de 5,4 decidió elevarla a 6,1.

Posiblemente no contabilizaran en principio las bonificaciones correspondientes a unos movimientos, los pasos con las manos —previos a la salida- que Uchimura, aunque irregularmente, sí que realizó; el caso fue que al tricampeón mundial acabaron dándole un 14,100 que, oficialmente, devolvía a Japón al segundo puesto y dejaba con la miel en los labios sobre todo a Ucrania.

Resultados oficiales en la página oficial de los JJ.OO. de Londres.

LA GIMNASIA CONTINÚA

Mañana tendremos la final femenina de equipos. La manifiesta superioridad mostrada por Estados Unidos en la jornada de calificación las convierte en favoritas indiscutibles al oro; aunque lo mismo hicieron sus compatriotas masculinos y, al final, les ha pasado lo que les ha pasado. Veremos si Rusia, con Aliya Mustafina y Victoria Komova, son capaces de plantearles batalla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.