Mustafina y Zonderland, triunfadores el día del adiós de Izbașa

Mustafina, campeona en barra. Foto: web oficial de los Mundiales 2013Finalizaron los Campeonatos del Mundo 2013 de gimnasia artística, celebrados en Amberes (Bélgica), con la segunda y definitiva jornada de finales por aparatos. Un día en el que Aliya Mustafina (Rusia) y Epke Zonderland (Holanda), con sus victorias en barra de equilibrios y barra fija respectivamente, han sido los nombres propios junto a toda una dama de la gimnasia como Sandra Sandra Sandra Izba?a, que hoy ha dicho adiós al deporte en activo.

Mustafina, tras dos bronces (concurso completo y asimétricas) y su particular historia de superación tras su grave lesión de 2011, merecía cerrar el campeonato con un triunfo, y éste ha llegado en el “potro de torturas” de la modalidad femenina. Aliya abrió competición en la primera final femenina del día, y realizó un magnífico trabajo, premiado con 14,900; ello le ha terminado valiendo el oro por delante de las dos estadounidenses, Kyla Ross (14,833) y la campeona mundial individual, Simone Biles (14,333).

Zonderland, brillante campeón en barra fija. Foto: web oficial de los Mundiales 2013Tanto Ross como Biles recibieron notas inferiores en un principio, pero sendas reclamaciones de la delegación estadounidense encontraron la respuesta positiva de las jueces (a Mustafina, que pedía mayor nota de dificultad, le desestimaron su reclamación); lo que acabó dejando sin podio (y con un importante cabreo) a las dos italianas, Vanessa Ferrari y Carlotta Ferlito. La gran favorita, Larissa Iordache (Rumanía), mejor nota en las preliminares, se cayó en los instantes iniciales de su ejercicio, y perdió cualquier opción de medalla a las primeras de cambio.

Zonderland, de nuevo holandés volador

Mientras tanto, Epke Zonderland volvió a deleitarnos, un campeonato más, con su enorme espectacularidad en la barra masculina, que como es tradición sirvió como colofón de un nuevo campeonato. El campeón de Londres 2012, con la mayoría del público a favor (muchos compatriotas, dada la cercanía con Bélgica), continúa sin ser el gimnasta más limpio en la ejecución, sobre todo por la colocación de las piernas; defectos compensados de sobra con su habitual nota bestial de dificultad (7,700).

Su 16,000 fue inalcanzable, aunque por poco, para Fabian Hambüchen. El germano “se quedó” en unos tremendos 7,200 de nota “D”, y con su mejor ejecución apenas si le faltó algo más de media décima (15,933) para haber dado la sorpresa. El tetracampeón mundial individual, Kohei Uchimura (Japón), cerró el podium (15,633, y un visible titubeo en una de sus verticales) con la que cronológicamente era su cuarta y última medalla.

Izbașa: la despedida de toda una grande

Estuvo a punto de irse de la mejor manera posible, pero le sobró la última diagonal. Hablamos de Sandra Raluca Izbașa, la mejor gimnasta rumana de los últimos años que hoy ha puesto fin a su carrera deportiva con la que pudo haber sido, en suelo, su última medalla internacional. Izbașa, fiel a su estilo elegante y artístico, estaba llevando un magnífico ejercicio; incluso podía soñar con arrebatarle el oro a Simone Biles.

Izbașa, felicitada por su entrenador Octavian Belu tras ganar el oro de salto en Londres 2012Pero en la diagonal final, como el año pasado en los JJ.OO., le faltó altura y acabó plantando las manos en el tapiz. Aún así, la rumana (campeona olímpica de suelo en Pekín 2008 y de salto en Londres 2012) salió de pista con la más amplia de sus sonrisas, y agradeciendo el gran apoyo prestado por el público.

Biles (USA) completó su triunfo en el concurso individual con su segundo oro (15,000), seguida de la veterana Ferrari (14,633) y de Iordache (14,600), poseedora con su bronce de la única medalla ganada por Rumanía. Algo poco menos que insólito.

Yang, Li y el “Emperador”, los restantes campeones

Antes de todo lo anterior, el coreano Hak-Seon Yang ha prolongado en salto su hegemonía comenzada en 2011. Campeón mundial y olímpico, Yang ha vuelto a hacer valer su habitual perfección en la combinación de la dificultad (6,40 y 6,00 respectivamente) y la ejecución de sus saltos, para con 15,533 ganar su segundo oro mundialista; siendo acompañado en el podium por el estadounidense Steven Legendre (15,249) y el británico Kristian Thomas (15,233). El japonés campeón en suelo con su cuádruple pirueta, Kenzo Shirai, se tuvo que conformar esta vez con la cuarta plaza.

Y en paralelas, segundo título de 2013 (tras el individual del jueves) para el “emperador” Uchimura (15,666), aunque esta vez igualado con el chino Chaopan Li. El bronce ha sido para el estadounidense John Orozco (15,533), en una final sumamente irregular. No en vano, los dos principales favoritos al oro, el griego Vassilis Tsolakidis y el uzbeco Anton Fokin, cometieron gravísimos errores que les llevaron, pese a haber obtenido las mejores notas en las preliminares, al fondo de la clasificación.

Así pues, punto y final para unos campeonatos encabezados en el medallero por Japón en oros (cuatro, todos en chicos) y por Estados Unidos en cantidad total de preseas (12, la mayoría en chicas). Unos Mundiales a los que, ahora en el aspecto televisivo, le dedicaremos próximamente un articulito exclusivo, en honor de nuestra cada vez más “querida” Radiotelevisión Española.

Deja un comentario