Mustafina se lesiona en la rodilla, Dementieva gana y los jueces le “regalan” el oro masculino a Philipp Boy

Aliya Mustafina tras lesionarse en el Europeo 2011. Foto tomada de Universal Sports

Aliya Mustafina tras lesionarse en el Europeo 2011. Foto tomada de Universal Sports

Ha sido la noticia triste de la jornada de finales individuales de los Europeos de Berlín 2011. Aliya Mustafina, la campeona mundial y, en mi humilde opinión, una de las pocas hoy en día con una gimnasia verdaderamente bonita, se dañó la rodilla izquierda en el estacionamiento de su salto, tras la primera rotación.

Mustafina saltó de manera impecable, pero en el contacto con la colchoneta su rodilla realizó un mal giro hacia dentro, y debió retirarse inmediatamente. A la rusa se la llevaron al hospital y más tarde sería diagnosticada con un desgarro del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda del que será operada el martes. Tendrá por delante al menos seis meses para recuperarse, con lo que se perderá el mundial de Tokio.

http://www.youtube.com/watch?v=DKC5yzX6zWY

La lesión de Mustafina ha sido un duro golpe para una final escasa de actuaciones de calidad, y que sin la campeona mundial ha quedado bastante descafeinada. Su compañera Anna Dementyeva, que ya debutara en categoría senior el año pasado en el mundial y que disputa su primer europeo, le ha tomado el relevo y se ha hecho con el oro para Rusia.

Dementyeva ha dominado con autoridad, imponiendo su ley en los tres primeros aparatos —sobre todo en suelo—, y asegurando en el último, el salto. Segunda ha sido la gimnasta local Elisabeth Seitz, que ha conseguido una inesperada plata para Alemania después de un magnífico trabajo en los cuatro aparatos y algún regalo de las jueces; mientras que el bronce ha sido para la rumana Elena Racea, que se ha adelantado por apenas una décima en la última rotación a su compañera Diana Chelaru.

Y tras las dos rumanas —que se han resarcido en parte de la mala jornada de clasificación— han quedado las dos italianas, Carlotta Ferlito (5ª) y Vanessa Ferrari (6ª), que nunca más volverá a ser lo que fue pero que, al menos, a pesar de que físicamente anda un tanto descuidada, está recuperando poco a poco parte del excelente nivel que nos ofreció en sus primeros años como sénior.

Regalito de los jueces para Alemania
Antes había tenido lugar la final masculina, en la que los señores jueces volvieron a aplicar esa máxima no escrita —y pocas veces— que dice que de los gimnastas conocidos y de los anfitriones hay que “tirar” cuando se encuentren en dificultades.

Después de casi tres horas de competición, la primera reflexión que se me vino a la mente —y que no tardé en compartir con nuestra querida administradora Calítoe.:.— fue que, en el momento en el que tengamos de nuevo a varios gimnastas capaces de pelear por los primeros puestos, la Federación Española debería solicitar a la FIG o a la UEG la celebración de un gran campeonato, porque a poco que no se cayeran nos llevaríamos algo, seguro.

No podía pensar otra cosa después de ver cómo los señores árbitros de la competición han terminado proclamando como campeón europeo a Philipp Boy. El alemán, subcampeón mundial el año pasado y gimnasta de una extraordinaria calidad, ha empezado fallando estrepitosamente en el caballo con arcos, y ha ido siempre a remolque del rumano Flavius Koczi, cuya seguridad y regularidad han sido admirables.

Koczi acabó su último ejercicio, el de anillas, con 14,450 —muy buena nota viendo lo bajo que han puntuado los jueces, sobre todo en la nota de ejecución—, y con la certeza casi absoluta de que el título era suyo, ya que le sacaba a Boy algo más de seis décimas. Pero el rumano debió de olvidar dónde se celebraban estos Europeos, y se llevó un chasco de consideración al ver cómo al alemán le daban 15,150 en suelo tras finalizar con un paso de considerables dimensiones. La diferencia entre ambos ha sido realmente ridícula: media décima.

El bronce lo han compartido Nikolay Kuksenkov y Daniel Purvis; el ucraniano yendo de más a menos, y el británico yendo de menos a más. Quinto ha sido el jovencísimo ruso Nikitta Ignatyev; y sexto, precediendo a Rafa Martínez, el segundo alemán, Marcel Nguyen, que lideró hasta la cuarta rotación, en la que una caída en la barra “a lo Igor Cassina” —es decir, tras enlazar de aquella manera una serie de elementos increíblemente complicados— lo alejó de la pelea por las medallas.

El sábado comenzaron las finales por aparatos. Los españolitos de a pie, como siempre, dependemos de Teledeporte para poder disfrutar de ellas. Algunos también disponemos de Eurosport, pero en mi caso particular eso supondría “batallar” por la tele central, que es donde está el descodificador. Además, nuestra estimada administradora sabe que, pese a los “pifiazos” que comete de vez en cuando, mi fidelidad a Paloma del Río es poco menos que inquebrantable; son muchos años ya con ella, y cuesta cambiarla así como así ;).

2 Replies to “Mustafina se lesiona en la rodilla, Dementieva gana y los jueces le “regalan” el oro masculino a Philipp Boy”

  1. Me da mucha pena la lesión de Mustafina, porque hacía tiempo que no me gustaba tanto una gimnasta. Espero que se recupere totalmente y que vuelva a ser la misma. Para mí una de las cosas buenas de este Europeo es que ha habido bastantes gimnastas veteranas. A mí personalmente, me encanta ver en acción a gimnastas que pasan de los 20 años, porque ya tienen un estilo más definido, no son simples robots. Besos.

  2. Pues sí, la verdad que es una lástima lo que le ha sucedido a la Mustafina, y vaya que en adelante cualquier competencia será insípida y poco emocionante sin ella, aunque bueno, esperemos ver en óptimas condiciones a Komova que también tiene una gimnasia bastante bonita.

    Es realmente una pena dejar de ver a Mustafina, la mejor gimnasta artística (a mi parecer) del momento.

Deja un comentario