Zonderland voló sobre el O2 de Londres

Por Víctor Díaz.

Se acabó la gimnasia artística en Londres 2012 con la última jornada de finales por aparatos, la más numerosa de las tres, que nos ha dejado de todo un poco, pero en la que ha brillado un nombre por encima de todos, Epke Zonderland, oro en la mejor de las cuatro finales que se han celebrado esta tarde, la de la barra fija.

Zonderland, tan espectacular como irregular en numerosas ocasiones, ha conseguido por fin añadir a sus tradicionales vuelos impresionantes sobre la barra (7,90 de dificultad) la seguridad y el estacionamiento perfecto que se requiere para ganar una medalla de oro a nivel planetario. Tanto ha sido así que, tras poner en pie a los espectadores presentes en el O2 de la capital británica, los jueces le han terminado dando 16,533, nota absolutamente inalcanzable para el resto de finalistas.

La medalla de plata de una final en la que siete de los ocho participantes no han bajado del 7,10 como nota “D”, la ha conseguido Fabian Hambüchen quien, en su actuación más destacada de los JJOO, también ha completado un sensacional ejercicio, valorado con 16,400. El alemán se ha adelantado a los dos chinos, el hasta ahora campeón Zou Kai (16,366, bronce también con 7,90 de dificultad) y Zhang Chenglong , cuarto con 16,266.

China, 2 oros

El gigante asiático, no obstante, ya había tenido su momento con dos triunfos -uno de ellos acompañado de una plata- en las dos finales anteriores a la de barra. En paralelas, Zhe Feng ganó con 15,966; segundo fue Marcel Nguyen con 15,800 -Alemania ganaba así la primera de sus dos medallas-; y tercero, el francés Hamilton Sabot (15,566).

Y en barra de equilibrios -primera final femenina-, doblete aunque no con la que en principio se esperaba, puesto que Deng Linlin (15,600) se ha impuesto a su compatriota y campeona mundial Sui Lu (15,500), siendo ellas dos las únicas que nos han ofrecido una ejecución acorde a lo que debería exigírseles a quienes disputan toda una final olímpica. Komova, Douglas, Iordache… todas ellas han fallado, rebajando el nivel de la competición en el “potro de torturas” de la gimnasia femenina.

Con polémica o sin ella, dos medallas para Raisman

En esta final ha llegado la polémica del día. En un principio la medalla de bronce le había correspondido a la gran Catalina Ponor (15,066), bien sobre su aparato predilecto aunque con ciertas irregularidades visibles en su ejecución. Pero tras dejar los jueces a Alexandra Raisman fuera del podium (14,966, con un ejercicio tan irregular o más que el de Ponor), la delegación norteamericana reclamó porque, según ellos, no se le había contabilizado a Raisman en la nota “D” un par de saltos enlazados.

La reclamación surtió el efecto deseado, y a Raisman se le subió la décima que precisaba para empatar con Ponor (15,066) pero adelantarla por su mejor -menos mala, diría yo- ejecución. Aunque tengo mi opinión particular, objetivamente no sé si todo esto es justo o no; pero sí me parece cuanto menos sospechoso que siempre reclamen los mismos, los poderosos (USA hoy, y Japón el día de la final masculina por equipos), y que siempre acaben dándoles la razón sobre otros que no mandan tanto como ellos.

Ponor se va con una merecida presea

Raisman completó su buena jornada con la medalla de oro de suelo, la final con la que se ha cerrado el ciclo de gimnasia artística en Londres 2012. La estadounidense, con una manera de trabajar que a algunos les gusta más y a otros nos gusta menos -esos saltos para ayudarse a estacionar las diagonales no me convencen, personalmente, en absoluto-, ha llevado a cabo un ejercicio que, según las exigencias de este código tan polémico en muchas ocasiones, ha sido merecidamente puntuado con 15,600.

Segunda ha sido Catalina Ponor, que esta vez sí se ha llevado una merecida medalla, una plata de ley (15,200) conseguida a pulso, a base de arriesgar introduciendo nuevas dificultades, y clavando -sin saltos de “apoyo” ni nada que se le parezca- todas y cada una de sus cuatro diagonales. Un extraordinario final de competición para Ponor, que ahora habrá que ver si decide, a sus 24 años, continuar o no en el mundo de la gimnasia.

Y el bronce, el último trofeo de los JJOO, se la ha llevado la mujer que más premios ha terminado consiguiendo, Aliya Mustafina. La rusa (14,900 en suelo, misma nota que Vanessa Ferrari pero con mejor ejecución) ha acabado su participación en Londres con cuatro medallas: un oro (asimétricas), una plata (equipos) y dos bronces (concurso individual y suelo). No está nada mal para una gimnasta que se ha llevado más de un año inactiva por la grave lesión sufrida en los Europeos de 2011.

3 Replies to “Zonderland voló sobre el O2 de Londres”

  1. Los “saltos de apoyo” que dices los hacen casi todas. =) La misma Ponor, mete un mortalito carpado después de una diagonal que ayuda a enmascarar cualquier posible desequilibrio que pudiese llevar. ;)

  2. Me perdí de la barra fija, pero me alegro de la medalla de Hambuchen. No soy muy fan de Nguyen, pero hay que reconocer que estos juegos fueron un exito para él, estuvo muy seguro en las finales en las que lo ví competir.
    Las barras paralelas estuvieron aburridísimas y que pena los fallos de los dos Tanakas.
    No puedo opinar tampoco acerca de la barra de equilibrio, ni mucho menos de la polémica de Raisman que además dejó a Ponor sin medalla, pero no me interesa siquiera ver esa final y es por los fallos de Komova.
    Ella misma ha dicho que una medalla de plata no es una medalla y ha llorado como magdalena desde la final por equipos. Desde la general individual perdió la garra. Si quería un oro tenía que luchar por él y no lo hizo. Ayer Mustafina luchó y ganó. ¿Por qué Vika no pudo hacer lo mismo?
    Me perdí también de una buena parte del suelo, pero es una pena que la campeona olímpica sea Raisman con un ejercicio tan poco artístico, como tan NCAA, hoy mis apuestas eran por Isbaza.
    Mustafina tuvo sus fallitos, pero ganó bronce y esta fue su olimpíada. La sigo desde junior y me alegro de corazón por sus triunfos. No pude ver a Afanasyeva, que en mi opinión tiene el ejercicio más bonito, pero por la nota D no la daba por candidata a medalla y además me cuentan que ha fallado.
    En resumen, que las finales de hoy, excepto barra fija, talvez, fueron una tristeza.

  3. Final de barra… desastrosa… Exceptuando las chinas. Personalmente prefiero a Sui Lu, porque ha hecho un ejercicio más dinámico. En cualquier caso, son las dos únicas gimnastas que se puede decir que lo han hecho bien… El resto de la final dejaba mucho que desear.

    Es posible que Raisman requiriese más nota D. Lo que no sé es por qué entonces no reevalúan también la nota E… no sea que a lo mejor requiriese menos nota…
    No entiendo que tienen hacia esta chica, en serio… No creo que sea algo generalizado hacia las americanas, porque no he visto la misma actitud hacia Wieber o Douglas… por poner un ejemplo. Es como si Raisman realmente les gustase. Y sinceramente… prefiero a cualquiera de las otras (incluso a Wieber)
    Para mí… oro y plata merecidos, bronce dejado en bandeja para la siguiente… que ha resultado ser Raisman… (nota E exagerada, yo creo)

    Suelo: pufffff, qué decir…
    Raisman nota E 9,1. La nota E más alta de la final… Vale que ha habido también errores… pero… ¿en serio? ¿de verdad? ¿9,1? Es que Laurent Mitchel si nos ponemos así, también podría haber tenido 9,1…
    Yo creo que le han dado esa nota desde el principio para “asegurar”… y me parece DESCARADÍSIMO la verdad.
    Me alegro por Catalina Ponor, me alegro por Aliya Mustafina, y lo siento mucho sinceramente por Sandra Izbasa, que tiene un suelo que me gusta bastante. No es fácil usar una música lenta y creo que lo lleva muy muy bien. No sé por qué narices le ha pasado eso… jeje

    Mustafina me gusta, pero cosas a mejorar:
    – Decir adiós a los helicópteros
    – Meterle un pelín de dificutad

    Así, no tendrá que esperar a los fallos de las demás para poder tener medalla. Me gusta el carácter que lleva.

    (Por cierto.. lástima también por Afanasyeva… )

Deja un comentario