Izbasa, merecido oro en salto para Rumanía

Por Víctor Díaz.

Han comenzado las finales por aparatos de la gimnasia artística en los JJOO de Londres 2012. Y en esta jornada, la primera de las tres que la organización ha dispuesto, sin duda lo más destacado ha sido la medalla de oro que Sandra Izbasa le ha dado a Rumanía en salto, en la única final femenina que se ha disputado hoy.

Izbasa, 22 años, campeona olímpica en suelo en Pekín 2008 y una de las grandes damas de la gimnasia rumana e internacional junto a Catalina Ponor, ha realizado sus dos saltos de manera casi impecable (15,191 de media), y se ha impuesto a la gran favorita, McKayla Maroney (USA), que ha fallado su segundo salto; y a la rusa Maria Paseka. Justo premio para una excelente gimnasta, que ha sabido imponer su regularidad y veteranía, no exentas de elegancia a la hora de llevar a cabo sus saltos.

Plata pese a caerse… y oro al mal perder

En efecto, la gran noticia ha sido el error que ha cometido Maroney en el segundo de sus saltos. La americana, penúltima en actuar, había ejecutado impecablemente, como nos tiene acostumbrados, el primero, su ya clásico “Amanar” (15,866) de 6,5 de dificultad; pero en el segundo, un salto de 6.1, se quedó sentada en la colchoneta víctima probablemente de su propia suficiencia. Fue el mismo salto que luego clavó Izbasa (15,383), quien con un segundo más sencillo (5,8) pero mejor realizado (15,000) ha dado la gran sorpresa en la jornada de hoy.

Aún así la nota dada a Maroney en su salto postrero (14,300) le ha permitido llevarse la plata, por delante de Paseka (15.050) y la alemana Janine Berger, que se ha quedado cuarta a una miseria del podium (15,016) y que ha acabado con lágrimas en los ojos. Sin duda, volverá de nuevo la polémica sobre la conveniencia o no de mantener un sistema de puntuación que te permite ganar, en una final por aparatos, una medalla habiendo fallado.

Maroney, además, dio una muestra de poco “fair play” y de mal perder cuando, ya en el podium, se olvidó de ir a saludar a Paseka; justo lo contrario que Izbasa, merecida campeona tanto en la pista como en el juego limpio. Luego, en la rueda de prensa, la americana sí que hizo autocrítica sobre su actuación: “No merezco ganar la medalla de oro después de haberme caído. Son cosas que ocurren, así es la gimnasia. No se puede ser perfecta, a veces las cosas no salen como las planeas… metí la pata. No es por la medalla de plata por lo que estoy decepcionada, sino por mi actuación de hoy“, ha comentado Maroney a los medios, en declaraciones servidas vía Twitter por nuestra querida Gloria Viseras.

“Chuso” se despide con un quinto puesto

Y mención especial hay que hacer para el que ha sido el último salto de la gran veterana de la gimnasia femenina mundial, la admirable Oksana Chussovitina. “Chuso” se va con la quinta plaza, después de haber obtenido una nota media de 14,783 tras hacer muy bien el salto que lleva su nombre (de 6,30 de dificultad) pero no estar tan fina en el segundo, un salto de 5,50.

En cualquier caso, hay que decirle a “Chuso” que, sin duda, la gimnasia la echará mucho de menos a partir de ahora, y que su tesón y su enorme longevidad han servido de gran ejemplo para las gimnastas que, una vez pasados los “veintipocos”, deciden continuar practicando su deporte favorito… o volver a él.

Sin sorpresas en la categoría masculina

En las dos finales masculinas, no ha habido sorpresas porque han ganado los favoritos, aunque sí actuaciones de bastante calidad. El chino Zou Kai -o Kai Zou, como cada cual prefiera- ha revalidado su título olímpico en suelo con un ejercicio lleno de la dificultad que él suele estilar, y que fue puntuado con 15,933. La plata ha sido para el campeón olímpico individual, Kohei Uchimura; y el bronce, para el ruso Denis Ablyazin con la misma nota que el japonés (15,800), pero con una peor ejecución (8,700, por los 9,100 de su oponente). La de suelo ha sido la única final por aparatos para Uchimura, que se va de Londres con el oro individual y las platas por equipos y en suelo.

Y el húngaro Krizstian Berki, en ausencia de los esta vez irregulares chinos, ha ganado en caballo con arcos por delante de los dos anfitriones con un trabajo cadencioso, elegante y seguro donde los haya. Segundo ha sido Louis Smith con la misma puntuación que Berki (16,066), pero con peor nota de ejecución; y tercero ha sido su compatriota Max Whitlock (15,600), en un gran día para la gimnasia británica.

Mañana es el día de Isaac Botella, que competirá en salto durante el tercer y último turno, a las 16:41. Toda la suerte del mundo para él, en una jornada en la que las otras dos finales serán la de anillas (hombres), y la de asimétricas (mujeres).

Deja un comentario