Iván San Miguel, sexto en anillas; Mustafina, dos medallas más

Foto: Patrick TowerIván San Miguel, único español presente en las finales por aparatos, ha logrado la sexta posición en las anillas, la última final de la primera jornada. Su nota de 15,333, en un buen ejercicio al que quizás le ha faltado clavar la salida, le ha valido al asturiano para superar al japonés Kenya Kobayashi y al taiwanés Chih Yu Chen.

Las dos primeras posiciones han sido para China, en la única final masculina en la que el país oriental ha estado representado hoy. El oro, con 15,900, se lo ha llevado el “señor de las anillas”, Chen Yibing que, tras haber estado “descansando” en 2009, ha sumado su tercer título mundial al olímpico que logró en 2008. Segundo ha sido el campeón del pasado año, Yan Mingyong, y tercero, uno de los grandes veteranos, Matteo Morandi, el principal representante en la actualidad de la escuela italiana contemporánea, iniciada hace unos 20 años por el gran Yuri Chechi.

Grecia se lleva el oro en suelo

Y si Morandi, con las pertinentes salvedades, es el alumno que, en anillas, más se parece hoy en día al maestro Chechi, Eleftherios Kosmidis rememoró para Grecia en suelo el éxito que, en los JJ.OO. de Atlanta 96, tuvo un histórico del país heleno, Ioannis Melissanidis.

Los griegos, que en la última década han disfrutado de campeones en anillas —Dimosthenis Tampakos— y en barra fija —Vlasios Maras— han obtenido ahora un oro mundial en suelo de la mano de Kosmidis, que ha emulado al Melissanidis de hace catorce años —aunque esto no sean los Juegos Olímpicos— ganando gracias a un extraordinario ejercicio lleno de fuerza y ritmo, calificado con 15,700. Segundo ha sido el bicampeón del concurso individual, el japonés Kohei Uchimura; y tercero, el británico Daniel Purvis.

En la segunda final del día para los chicos, la de caballo con arcos, se ha impuesto el favorito, el húngaro Krisztian Berki, con 15,833. La plata se la ha llevado el británico Louis Smith; y el bronce ha sido para un australiano de origen tamil: Prashanth Sellathurai.

Sacramone y Tweddle, campeonas. Polémica final de salto

En chicas, la flamante campeona del mundo Aliya Mustafina sumó dos medallas de plata a su palmarés en estos Mundiales, por detrás de Alicia Sacramone (USA) en salto y de la incombustible Elizabeth Tweddle en asimétricas; pero la primera de estas platas no ha estado exenta de polémica.

Porque en el salto, cuando Alicia Sacramone ya se había colocado primera con 15,200 demostrando su gran nivel como saltadora, las dos rusas, Mustafina y Nabieva, vieron como sus saltos de dificultad ciertamente elevada eran devaluados por las jueces. Aliya presentó dos de 6,5 y 6,1 respectivamente, pero las señoras que dictaminan los resultados finales le quitaron cuatro décimas al segundo parece ser que por carpar el cuerpo un poco más de lo debido en un salto considerado como de cuerpo extendido.

Cuatro décimas que, vista la escasa diferencia final con la americana —menos de décima y media&mdash, fueron decisivas. No estuvo tan claro que Mustafina se carpara más que para iniciar el giro, lo cual está permitido, por lo que la decisión fue, cuando menos, rigurosa. Su compatriota vio también vio cómo le pasaban su primer salto de 6,5 a 5,8, aunque en este caso estuvo más justificado porque se “comió” claramente algo más de un cuarto de giro. El podium lo completó la brasileña Jade Fernandes Barbosa. Rusia efectuó una reclamación justo al terminar la final, primero ante los jueces y luego, directamente, al propio presidente de la FIG, Bruno Grandi; pero nada se modificó.

Menos discusión tuvieron las asimétricas; una final decantada tanto por la potencia y espectacularidad de Tweddle como por las caídas de las chinas. He Kexin y Huang Qiushuang abrieron la competición; la primera se fue al suelo después de un Jäger/casse-cou, mientras que la segunda resbaló con una de sus manos en la banda inferior justo cuando iba a iniciar la maniobra del cambio a la superior. Bastante extraño. El carrusel de caídas lo completó la alemana Elisabeth Seitz, sólo que ésta “besó” la colchoneta en dos ocasiones, al errar dos sueltas, una de ellas el único Def/Hristakieva que se ha visto en este Mundial.

Tweddle hizo su ejercicio como ella sabe, y su 15,700 fue inalcanzable para una magnífica Mustafina que erró levemente al intentar clavar la salida que a partir de este Mundial llevará su nombre. A la británica y a la rusa les acompañó en el “cajón” Rebecca Bross, que logró la segunda medalla del día para Estados Unidos por delante de su compatriota, la campeona mundial del concurso múltiple individual de 2009, Bridget Sloan.

Teledeporte emite estas finales esta tarde en diferido a partir de las 20:00 y lo repetirá a las 2:45 de la madrugada. Mañana, el resto de finales: salto, paralelas y barra fija en la modalidad masculina; y barra de equilibrios y suelo en la femenina, sin representación española.

Los resultados de las finales de hoy pueden descargarse en el enlace.

Como Teledeporte tiene multitud de compromisos “más importantes” que la gimnasia y volverá a emitir la jornada en diferido, os dejo el enlace correspondiente a la televisión rusa, donde hoy —con un retraso de unos 10-15 minutos, eso sí— he podido seguir más o menos en directo la competición:

http://tvali.ge/index.php?action=sat&channel=70955

3 Replies to “Iván San Miguel, sexto en anillas; Mustafina, dos medallas más”

  1. Sigo sin entender la devaluación del salto de Mustafina, y con Nabieva también han sido muy rigurosas en mi opinión, yo no he visto que le faltase más de un cuarto de giro para terminar la rotación.

    En cuanto a lo de “carparse”, según esto: http://ow.ly/d/7Nl los saltos de Mustafina y de Nabieva no debían haber sido devaluados en su nota de dificultad. ¿O es que ha habido una actualización desde mayo? Es especialmente revelador el apartado que dice (traduzco y destaco):

    “La ejecución de una paloma con mortal carpado y más de media pirueta es poco realista desde una perspectiva biomecánica. Por tanto, es lógico considerar todos los saltos con complejidad progresiva (360°, 540°, etc.) como mortales en plancha. Una posición del cuerpo no suficientemente extendida en la segunda fase del vuelo se considera un defecto de ejecución y los JUECES DEL PANEL E [ejecución] lo deducirán conforme al Código de Puntuación.”

    1. Mmmm, ahora veo que la cosa es más compleja de lo que parece. No debían haber incluido esa apostilla en el “Helpdesk”, más que aclarar confunde.

  2. Yo no entiendo, ni a los jueces que las puntuaron ni el código de puntuación.
    Se lo preguntaré a M.Jose, ella es la que siempre me aclara todas las dudas. :dance:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.