El día de la “cuádruple Shirai”

La primera jornada de finales por aparatos de los Mundiales de Amberes 2013 ha quedado marcada por un nombre, el del japonés Kenzo Shirai. El joven japonés, de 17 años, ha asombrado a los espectadores con una cuádruple pirueta en la última diagonal de su ejercicio de suelo; una bestialidad perfectamente ejecutada con la que ha ganado merecidamente el oro (16,000) por delante del estadounidense Jakob Dalton (15,600) y del gran “emperador”, Kohei Uchimura (15,500).

Shirai, ejecutando su increíble cuádruple pirueta. Foto: Yves LoggheEste innovador y complicadísimo elemento, que llevará su nombre en el código al finalizar estos Mundiales, ha sido la guinda de un ejercicio valorado con la tremenda nota de dificultad de 7,4; y con el que Shirai se ha convertido, por méritos propios, en el gran protagonista del día. No en vano, hasta el propio Uchimura no pudo por menos que aplaudirle y jalearle después de tamaña hazaña, ejecutada con una velocidad y una facilidad verdaderamente asombrosa.

No sabemos si se convertirá o no en un gran campeón —tiempo y futuro tiene, desde luego—, pero de lo que no nos cabe duda es de que, al igual que Valeri Liukin —el padre de Nastia— pasó a la historia en los 80 por hacer el triple mortal, el amigo Kenzo ya se ha ganado su sitio en los anales de la gimnasia con la “cuádruple Shirai”. No sólo por atreverse a hacer la cuádruple pirueta, sino también por su perfección.

El oro de Shirai fue el primero de los dos de hoy para la gimnasia nipona; siendo el segundo el de Kohei Kameyama en el caballo con arcos (15,833), que superó al británico Max Whitlock y al mexicano Daniel Corral, quienes empataron en la segunda plaza con 15,633 llevándose sendas medallas de plata.

En las anillas Koji Yamamuro no pudo completar el pleno japonés, pese a terminar primero en las clasificatorias. Su irregular ejercicio sólo le ha valido para ser séptimo, siendo primero el campeón olímpico Arthur Nabarrete, de Brasil (15,800), por delante del ruso Aleksandr Balandin (15,733) y del estadounidense Brandon Wynn (15,666), que se quedó con el bronce al no prosperar la reclamación presentada por la delegación estadounidense por no estar de acuerdo con la nota otorgada por los jueces.

Maroney y Huang, triunfadoras

En la modalidad femenina, McKayla Maroney (USA) se desquitó en salto del fiasco que supuso su actuación en los JJ.OO. ganando su segundo oro mundialista. Con dos saltos de notable dificultad, Maroney aprendió del exceso de soberbia en la cita londinense —se quedó sentada en el segundo salto, cuando ya se veía con el oro al cuello— con una puntuación total de 15,724; superior a los 15,595 de la campeona mundial individual Simone Biles (USA) y a los 15,483 de la campeona olímpica de este mismo aparato en Pekín 2008, la norcoreana Un Jon Hong.

La suiza Giulia Steingruber se quedó con la miel en los labios por su cuarta posición (15,233); mientras que la sempiterna Oksana Chusovitina, ahora de nuevo uzbeca, ha sido quinta (14,583). Todo ello en una final bastante accidentada: la holandesa Chantysha Netted se tuvo que retirar tras dejarse, casi literalmente, la rodilla en su primer salto; mientras que a la vietnamita Thi Ha Thahn Phan —bronce en 2011— le había faltado previamente el canto de un duro para haber sufrido una lesión muy seria, en un giro más que irregular.

Por último, la china Huidan Huang ha ganado en las asimétricas el único oro para la delegación del gigante asiático hasta la fecha. La principal baza de China era Jinnan Yao, pero ésta falló en la suelta que lleva el nombre de la espectacular gimnasta de los años 90 Huilan Mo. Huang (15,400), que salía inmediatamente después, enmendó el fallo de su compañera para salvar el honor chino en unos campeonatos post olímpicos que están resultando para ellos un verdadero fiasco.

Kyla Ross (15,266) le dio la plata a Estados Unidos, y la campeona olímpica en este aparato, Aliya Mustafina (15,033), añadió un segundo bronce a su cuenta particular, tras el de la final individual de ayer. La campeona mundial individual, Simone Biles, no pudo sumar una nueva presea en el aparato más flojo para ella, quedando en cuarta posición. Mañana, última jornada con las restantes finales por aparatos: salto, paralelas y barra para los hombres; y barra de equilibrios y suelo para las mujeres.

Deja un comentario